loader image

Orador  – Pacificador de la República 

El Orador famoso de Argentina

Cuando alguien habla del padre Esquiú inevitablemente se refiere a él como el mejor orador que hubo entre nosotros, todos los críticos literarios sin distinción de credos religiosos o ideologías políticas lo ponderaron y aún en la actualidad lo ponderan como tal.

En todos los textos de historia de la Literatura Argentina se lo estudia elogiando su primer sermón. Fue un panegírico de sus seráfico padre San Francisco pronunciado el 4 de octubre de 1851 en la Iglesia franciscana de Catamarca. Tal fue el entusiasmo que despertó su cálida elocuencia, que al terminar sus funciones agradó a todos los presentes.

Fueron a su celda a felicitarlo; todos fueron testigos de la revelación de este “género de oro purísimo”, según las palabras textuales del Dr. del Carril vicepresidente de la República.

Jurada en Santa Fe la Constitución Argentina de 1853, el 9 de julio del mismo año debía celebrarse en Catamarca este trascendental acontecimiento de la historia patria. Se cantaría un solemne Tedeum y se pronunciaría un sermón de circunstancias.

Al hacerse la elección del orador, un voto unánime fue designado, Fray Mamerto Esquiú, quién con su habitual humildad se excusó por dos veces consecutivas; pero rechazada su excusas tuvo que aceptar.
Según la opinión general fue el más sobresaliente de sus sermones, y la causa de su Ascensión rápida e indiscutida a la cumbre de su consagración, su nombre y la fama de su elocuencia hundieron por todo el país.

*Publicación en el Centenario del fallecimiento de Fray Mamerto Esquiú (16 de julio de 1983).

 

 

Laetamur de gloria vestra (Nos alegramos de vuetra gloria) 

Sermones de Fray Mamerto Esquiú

Catamarca, 9 de Julio de 1853. Sermón pronunciado en la lglesia Matriz con motivo de la jura de la Constitución Nacional. Laetamur de gloria vestra (Nos alegramos de vuestra gloria -1 Mac 12,12). 90-99

Catamarca, 28 de Marzo de 1854. Sermón pronunciado en la Iglesia Matriz con motivo de la instalación de las autoridades federales de la Nación Argentina. 99-106

Catamarca, 25 de Mayo de 1856. Sermón pronunciado en la lglesia Matriz con motivo de la instalación del primer gobernador constitucional de la provincia. Dicite justo quoniam bene (Decid al justo que bien – Is  3,10). 106-117

Catamarca, 27 de Octubre de 1861. Sermón pronunciado en la Matriz con motivo de las preces por la paz de la República. Secundum magnitudinem brachii tui posside filios mortificatorum (Con la fuerza de tu brazo preserva a los hijos de la muerte – Sal 79(78), 11). 117-126

Catamarca, 24 de Octubre de 1875. Sermón pronunciado en la Iglesia Matriz con motivo de la reforma de la constitución provincial. Omnia in ipso constant (Todas las cosas subsisten en Él – Col 1,17).  126-140

Buenos Aires, 8 de Diciembre de 1880. Discurso pronunciado en la Iglesia Catedral con motivo de la capitalización de Buenos Aires. Et dicetis: Domino Deo nostro justitia; nobis autem confusio faciei nostrae (Y diréis al Señor Dios nuestro la justicia; pero a nosotros la confusión en el rostro – Baruc 1,15). 140-149