loader image

Nuevo altar franciscano, un espacio para encontrarse con el padre Esquiú

Mar 30, 2021 | Beatificación, Fray Mamerto Esquiú

Entrevista a Marina Fernández Maidana. Arquitecta a cargo del nuevo altar Franciscano de Fray Mamerto Esquiú.

Desde el equipo de Comunicación de Fray Mamerto Esquiú y de la Provincia Franciscana de la Asunción dialogamos con la arquitecta Marina Fernández Maidana de la provincia de Catamarca, a cargo de la construcción del nuevo Altar de Fray Mamerto Esquiú ubicado en el Convento Templo Franciscano San Pedro de Alcántara, en Catamarca.

En el año de la beatificación de Fray Mamerto Esquiú la joven arquitecta nos ayuda a imaginar el Oratorio del Padre Esquiú, pero también nos comparte su experiencia de encuentro y cercanía con Esquiú a través de la Obra. Un trabajo de comunión entre el pasado y el futuro, para consolidar la fe del presente, en el vínculo del “Beato” con sus seguidores.

¿Cuándo comienza este proyecto y con qué trabajos inicia la obra principal?
Este proyecto comenzó en papeles en noviembre de 2020 y los trabajos en obra el 18 de enero de 2021.

¿Cuál fue la motivación principal que movilizó la concreción del proyecto?
Lo que movilizó hacer este nuevo altar es saber que estamos frente a un próximo nuevo Beato en Argentina y el mundo, lo que amerita la creación de “la casa propia”, por así decirlo, porque es el espacio que le pertenece a él, un Oratorio donde están sus reliquias y podemos ir a visitarlo como seguidores suyos. Fue motivador pensar en el espacio como un “desafío”, darle una impronta más juvenil, una impronta más del siglo XXI sin perder la esencia del carisma franciscano.

¿Dónde está el nuevo Oratorio y qué ubicación tiene?
El Oratorio se encuentra en el Convento Templo Franciscano San Pedro de Alcántara, dentro del mismo templo, en el altar mayor, a la derecha. Ahí podemos encontrarlo, que para las personas que no conocen Catamarca el Convento Franciscano queda a una cuadra de la Catedral Basílica (Esquiú 550. San Fernando del Valle de Catamarca).

Nos puedes contar cuáles fueron las intervenciones en esta obra, de qué estilo y con qué criterios en la construcción y remodelación del espacio anterior por el actual.
Para realizar el oratorio se eligió un lugar que ya existía, en el mismo templo donde actualmente están las reliquias de Fray Mamerto Esquiú.

Se hicieron intervenciones sin perder la esencia de lo que es el lugar, porque el lugar responde a una arquitectura del siglo pasado con mucha historia, historia en sus pisos, historia en las alturas de las paredes, historia en las molduras. Aparte nosotros nos parábamos ahí y decíamos, cuánta gente, cuánto santo caminó acá, cuánto hermano, cuánto amigo pasó por este lugar. Y la propuesta del nuevo Oratorio no quiso perder la esencia del pasado.

Quisimos construir un espacio minimalista donde se genera una comunión entre el pasado y el futuro, que se logra con las figuras rectas y puras, a volúmenes puros en el Altar.
Es un marco puro y rectangular donde va a estar la imagen, y a su vez está compuesto, en la parte inferior, por una fila de asientos desmontables, que nosotros a la vista vemos un macro con una tira grande de madera, pero en realidad eso tiene un juego porque esa tira de madera son volúmenes que se desmontan, son bancos con ruedas que nos permiten desplazarnos y movernos, con el concepto de generar movilidad como lo hace también la acción del Espíritu en nosotros.

Otras de las intervenciones que se realizaron fueron cambiar el solado por materiales actuales sin perder la esencia de representar con el color la vida franciscana, en tonos de color natural con unos detalles en marrón. Y también se realizaron varias restauraciones, corregir algunas molduras, algunas piezas de bronce, detalles varios de albañilería, restaurar algunas piedras, se convirtió una ventana muy grande en la parte de atrás donde va a estar ubicada la imagen –una vez consagrado Beato- para reemplazarla por un paño fijo, donde se le va a incorporar un efecto de vidrio traslúcido con colores.

¿Qué materiales se utilizaron en el nuevo altar de Esquiú y cuál fue el criterio de selección?
Los criterios para la selección de los materiales se definieron observando la vida de nuestro amigo Esquiú. Un hombre muy sencillo y austero. Entonces se buscó que esté todo resuelto de esa forma sencilla y austera, con el estilo franciscano de Esquiú. Para este altar “atípico” se eligió una madera en mdf y en madera de pino. Y se le hicieron algunos retoques en letras metálicas y luces. La pintura se usó en distintos tonos de marrón según lo que se necesitaba expresar, estos son los materiales principales de esta intervención.

Se cambiaron algunos solados y mosaicos por cerámicos. Algunos detalles en porcelanato y se incorporó un vidrio en la parte de atrás del altar, un blindex por seguridad.
La idea general fue darle una impronta más juvenil, una impronta más del siglo XXI sin perder la esencia del carisma franciscano.

Tu experiencia personal como profesional, como mujer y como joven de fe
Conociendo un poco más su historia de cerca en este tiempo, sólo sabía la parte política de Esquiú, descubrí en realidad a una persona increíble, una persona muy cercana, el vínculo que tuvo con los jóvenes y como le habló a los jóvenes, como les habló con verdad y con firmeza y les anunció El evangelio.

Tu experiencia de cercanía a fray Mamerto Esquiú, ¿Qué admiras de él?
Primero sentirlo a fray Mamerto como un santo muy amigo, lo que me llevó a orar y preguntarle todo el tiempo “cómo quería que fuera su casa” para descubrir y plasmar su espíritu y su sencillez.

Como persona de fe puedo compartir que no fue un trabajo más, sentía que se unía mi trabajo por el Evangelio con mi profesión.
También me llevó a una oración a Dios Padre, “Bueno Señor ya que me lo pones tan cerquita a Fray Mamerto Esquiú, qué necesitas que yo aprenda de él; sentía que en esto Dios tenía algo que ver, y que quería hacer algo con esto. Siento que este Altar va a ser un espacio de mucha gracia, no tan sólo para los que trabajamos en esto, que fuimos varios, sino de mucha gracia para la gente que lo va a visitar.

Cuándo se podrá visitar el altar
Ya se puede entrar, la imagen de Fray Mamerto Esquiú se colocará una vez que sea declarado Beato, pero al salón con sus reliquias y el nuevo Altar ya se puede acceder.

Presupuesto aproximado de la Obra
La obra tiene un valor de $537.000 pesos aproximadamente, así que sería bueno que todos nos sintamos parte y colaboremos con nuestro granito de arena con nuevo hermano Argentino catamarqueño camino a la santidad.

Ficha técnica

Proyecto: Oratorio de Fray Mamerto Esquiú

Ubicación: Convento Templo Franciscano San Pedro de Alcántara, en Catamarca

Dirección: Esquiú 550. San Fernando del Valle de Catamarca. CPostal: K4700BIL

Idea original: Frailes menores de la Provincia Franciscana de la Asunción

Arquitecta: Marina Fernández Maidana

Medidas del Altar: ancho 2.75m,  alto 3.40m, profundidad 1.30m y espesor del marco 0.30m. Se complementa con 7 bancos en madera de 0.40m de alto x 1.20m de largo x 0.32m de profundidad.

Materiales utilizados: Madera mfd, pino, ruedas giratorias de goma de polipropileno en blanco, vidrio 5+5 con perfiles de aluminio, Vinilo Decorativo Simil Vitraux , letras y detalles en aluminio, pintura imprégnate nogal y cedro. Solado: cerámico y detalles en porcelanato. Lámparas led dimerizable – spot cuadrados móvil en acero

Medidas del salón: 3.40m x 9.60m, altura 5.20m.

Inversión: $537.000  (pesos argentinos).

Cuenta Bancaria para donaciones: Provincia Franciscana de la Asunción de la Santísima Virgen del Río de la Plata
Email Economato Provincial: economato@ofmasuncion.org
Email Secretaría Provincial: secretaria@ofmasuncion.org
Tel. Economato Provincial: 011- 4343-6326.

Banco Galicia
CUIT: 30-62381015-8
Cuenta Corriente: $ 57725-6 999-2
CBU: 00709990-20000057725626 ALIAS:
PASION.JARDIN.AFRICA link

Categorías